En un salón de plenos abarrotado sobre todo por simpatizantes y militantes socialistas, se producía el desarrollo de la investidura del reelegido como Alcalde Vicent Grimalt.

Leída el acta protocolaria del inventario, se formó la Mesa con el concejal de más edad y la concejala más joven, Vicent Crespo (Compromís) y Mélani Ivars (PSOE) para proceder a prometer el cumplimiento de las obligaciones del cargo. Lo hicieron primero los electos socialistas por orden de la lista electoral. Todos ellos prometieron.

Seguidamente lo hicieron los concejales del grupo Compromís per Dénia, Rafa Carrió, Eva Ronda. También prometieron.

En el caso del PP, María Mut juró en castellano como igualmente hicieron José Antonio Cristobal y Eva Catalá, siguiendo Susana Mut y Estefanía Swan que en este caso y por Ciudadanos prometieron el cargo, cerrando Mario Vidal por Gent de Dénia el protocolo de compromiso municipal con Vicent Crespo, presidente de mesa en último lugar.

Una vez constituída la corporación se procedió a la votación de Alcalde  optando a ello los cabezas de lista. Como era de esperar votaron a Vicent Grimalt en primer lugar los nuevos ediles socialistas depositando el voto secreto en una urna al efecto.

El resultado arrojó el voto de Gent de Dénia a sí mismo (Mario Vidal) y una abstención y dos votos para María Mut, el resto votó Grimalt que fue recibido con una sonora ovación investido como Alcalde prometiendo el cargo por imperativo legal cuando se refirió al Rey.

Finalmente tomaron la palabra en primer lugar Mario Vidal (Gent de Dénia) quien felicitó al reelegido Alcalde dispuesto a colaborar si se le pide desde una oposición razonada. El turno siguiente fue para Susana Mut (Cs), prometió trabajo y respuesta a todos los ciudadanos. «Tomemos a Dénia en serio» fue su frase más destacada. Discurso compartido entre castellano y valenciano.

María Mut (PP), comenzó felicitando al Alcalde y luego al resto de concejales. Sin dejar pasar la ocasión para censurar el que el nuevo Alcalde adelantase que no contaría a la hora de dar delegaciones a los populares y recordar que ya no habría Plan Confianza para lucirse.

Rafa Carrió (Compromís) recordó el cambio de circunstancias respecto a la pasada investidura. Destacó su papel en el acuerdo del Castell. Reconoció momentos no fáciles en el llevar adelante el pacto pero siempre en sintonía. Y que no debió cambiarse lo que funcionó bien al mismo tiempo felicitando a quien fue su socio, hoy de nuevo primera autoridad, demandando seguir la política que se adoptó en la pasada legislatura haciendo hincapié en aquello que estuvo en manos suyas.

Correspondió a Vicent Grimalt cerrar el tramo de los discursos. Dio las gracias a todos y felicitó a cada uno de los concejales y concejalas electos. Se comprometió a seguir la misión de hacer una ciudad más amable, accesible, más por las personas vulnerables y por las mujeres en la igualdad. Recordó a las personas ausentes y subrayó la regeneración que supone renovar el cincuenta por ciento la nueva corporación. En definitiva seguir haciendo «una mejor Dénia». Cerrando el discurso con la relación de los puntos programáticos que los socialistas llevaron en su oferta electoral.