Si hace unos días publicábamos el asunto del requerimiento notarial de la ex presidenta del CD Dénia, arropada por algunos socios de reconocido peso, entre ellos, otro ex presidente, Javier Ferreres y según la resolución de dicho requerimiento, sin la entrega demandada de cuentas y actas, ahora la situación se complica aún más.

Mientras el Presidente alegaba una versión contraria, cursaba visitas a Hacienda y el Juzgado este miércoles, evidentemente por temas que afectan al Club, horas antes se conocía la sentencia de la Jueza de Benidorm que llevaba el caso de las denuncias del entrenador y los jugadores de Fútbol Sala, adscrito al Club entonces en aquella historia que acabó con la absorción y la posterior desvinculación de la sección.

Ya se había producido la resolución de la demanda a favor del entrenador y uno de los jugadores. Ahora la Jueza condena al Club al pago de 17.495 euros a repartir entre el resto de jugadores de la plantilla según proporción de salarios.

Conviene recordar que por primera vez cuando antes no se había firmado contrato alguno, la absorción de la sección por el CD Dénia concluyó con la firma de contratos profesionales, cuyas firmas fueron denunciadas por la Presidenta Gema Estrela quien negó reconocer su firma en los contratos de la discordia así como el despido improcedente que afirmó no existir puesto que el Club no despidió y sí renunció a la sección de fútbol sala, que tras una temporada en blanco y desvinculada del Club volvió a competir en 2 B.

Sea como fuere, este nuevo revés, enrarece todavía más la situación de cara a una Asamblea Electoral, además de despertar todo tipo de rumores, incluso, la formación de un nuevo Club partiendo desde cero.

Una vez los socios tienen la palabra que han utilizado muy pocas veces y que deben hacer prevalecer por encima de todo que el CD Dénia es el club representativo de la ciudad y debe recobrar la estabilidad y sobre todo el prestigio que siempre tuvo, sea quien fuere quien le represente.