Se acabó lo que se daba a las temperaturas veraniegas. Y es que el cambio climático nos está volviendo locos con esto de pasar de las botas de agua a la manga corta en tan solo una semana de diferencia, algo que no suele ser muy habitual en el mes de febrero. De hecho, por primera vez, en 30 años, se han llegado a alcanzar hasta los 28ºC estos últimos días.

Pues si nos pensábamos que se nos adelantaba la primavera, estamos muy equivocados porque vuelve un cambio drástico de temperaturas, lo normal en los meses de invierno.

Hoy las temperaturas continuarán a la alza con mínimas de 12ºC y máximas de 24ºC, pero a partir de este miércoles y hasta sábado se esperan mínimas de 7ºC y máximas de 21ºC.