En los últimos días, un hombre se ha dedicado a robar en varias viviendas de Dénia. Lo que él no sabía es que una de ellas era la casa de campo del alcalde de Dénia, Vicent Grimalt.

El afectado subió a su casa de campo y no pudo acceder a la misma al estar la puerta corredera obstruida, bajó para comprobar qué estaba pasando y se encontró con el motor reventado. Tras entrar en casa, se encontró la puerta de madera  rota y agujerada por la parte de abajo. En esos momentos, se retiró de la casa y llamó, inmediatamente, a la policía.

Hasta el lugar de los hechos acudieron Policía Local y Policía Nacional. Ellos fueron los primeros en entrar al domicilio y ¿cuál fue la sorpresa? que el hombre que había entrado a robar estaba en el interior sentado en el sofá tomando una Coca-Cola mientras miraba la televisión, sí la televisión, un robo de auténtica película.

Los agentes, sorprendidos, detuvieron al hombre que llevaba 5 días en busca y captura por robos anteriores.