Raúl Torres sufrió un gravísimo accidente de tráfico que estuvo a punto de costarle la vida. Después de una lucha titánica y ocho meses en coma, se ha decidido por su lema «nada me frena». Raúl se dispone a correr el Maratón de Valencia.