Habían llegado a Montgóradio, muchas denuncias así como contestaciones a los argumentos por los que el Mercado Medieval no iba a la Calla Loreto cuyos comerciantes y hosteleros han manifestado por ello su indignación. Pero lo más curioso es que contrariamente a otros años no se había publicitado por parte consistorial, lo suficiente, ni tampoco el cambio de escenario. La razón, que podría no haberse montado el Mercadillo. Al parecer la asociación de vendedores que agrupa a los puestos no ofrecía garantías en cuanto a número y procedencia (comarcal) al Ayuntamiento y hasta última hora la negociación no prosperó, lo que obligó a la Delegación de Comercio a renegociar con otra empresa con la que hubo acuerdo a última hora y el martes comenzó a montar los puestos en las condiciones exigidas.

Este pormenor y el silencio y el desconcierto avivaron el debate sobre el cierre de la calle Marqués de Campo cuya peatonalidad sigue siendo rechazada no sólo por los comercios sino por los establecimientos de hostelería quienes consideran que cada vez que se cierra antes de un fin de semana o día festivo, la calle, sin tráfico, aparece a horas punta totalmente desierta.

Por de pronto se ha animado la calle al llegar el puente a su apogeo ya en fin de semana.