El CD Dénia ha sufrido, su plantilla, en propias carnes los rigores de la vuelta a los entrenamientos. Lo ha hecho en las instalaciones de Oliva Nova donde lo que más se ha consumido ha sido el agua a raudales. Los jugadores realizaron ejercicios con o sin balón, o lo que es propio de la primera toma de contacto de un equipo. A destacar la presencia de los juveniles Peña y Rober que sacaron nota y la incorporación fija de los ascendidos Campayo y Fran.