Ondara celebrará este jueves 21 de diciembre el pleno ordinario correspondiente al mes de diciembre, en el que se debatirán los Presupuestos Municipales del Ayuntamiento de Ondara para la anualidad de 2018. El presupuesto del Ayuntamiento de Ondara para 2018 asciende a 6.400.000 euros. El presupuesto de 2017 fue de 6.050.000 euros, por lo que aumento presupuestario es de 350.000 euros más con respecto al de 2017.

Según han avanzado el Alcalde de Ondara, José Ramiro, y la Concejala de Hacienda, Raquel López, los presupuestos del próximo ejercicio serán los primeros de la historia de Ondara que incluirán una partida específica de Presupuestos Participativos, dotados con 75.000 euros. Los vecinos y vecinas del pueblo propondrán los diferentes proyectos a ejecutar en el municipio con esta partida, y serán elegidos por toda la población cuáles son los proyectos prioritarios para la mayoría. Se cumple así uno de los objetivos del Equipo de Gobierno de Ondara (PSPV-Compromís) desde principio de la actual legislatura; el poder impulsar la participación ciudadana a través de los primeros presupuestos participativos.

Respecto al pago de la deuda, desde el Equipo de Gobierno se ha puntualizado que el 9% del presupuesto (572.500 euros) será empleado para la amortización e intereses de los diferentes préstamos bancarios contraídos por el Ayuntamiento en la anterior legislatura, “atando un año más la capacidad de inversión que se dispone para el municipio”. En cuanto a las operaciones de inversión, y al igual que en el año 2017, el próximo ejercicio se realizarán con presupuesto propio, sin recurrir a ninguna operación de endeudamiento, por lo que no hay ninguna nueva operación de crédito prevista para 2018.

En cuanto al incremento presupuestario del próximo ejercicio, cabe destacar que se ha concentrado principalmente en cinco partidas de ingreso; tres de ellas vinculadas con la evolución creciente de licencias urbanísticas y la modificación de compatibilidad urbanística del Parque Comercial Marjals, que permitirá nuevas construcciones y la instalación de nuevas empresas y comercios con sus licencias urbanísticas y de abertura de establecimientos. Concretamente las partidas de Impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras; licencias urbanísticas, y licencias de abertura establecimientos, incrementan 80.000, 58.650 y 15.000 euros respectivamente. Las otras dos partidas de ingresos con un incremento significativo son la transferencia de la Generalitat Valenciana sobre el Fondo de Cooperación Incondicional, dotado en 100.000 euros, y la de Impuesto sobre Bienes Inmuebles rústica, con 75.000 euros (debido a la regularización realizada en el 2016 y actualizada en el 2017 de las construcciones en rústica que no estaban dadas de alta en el catastro).

Por el contrario, hay que resaltar la reducción en 100.000 euros (un 4% menos) en la recaudación del Impuesto sobre Bienes Inmuebles Urbana, aunque se está aplicando, año tras año, el incremento del 10% en valores catastrales debido a la revisión catastral del año 2012 y que se ve afectada hasta el 2021. La reducción en la recaudación del IBI ha sido posible, según han afirmado José Ramiro y Raquel López, “continuando con el compromiso de congelación generalizado de la presión fiscal a la ciudadanía, y rebajando el tipo del IBI para neutralizar las subidas derivadas del efecto de dicha revisión, con el objetivo de no continuar cargando la crisis, y la revisión catastral desmesurada, sobre las espaldas de los vecinos y vecinas de Ondara”.

Con respecto al apartado de gastos, el Presupuesto Municipal de Ondara para el 2018 está concebido sobre cinco pilares fundamentales dentro de las políticas marcadas por el Equipo de Gobierno. En primer lugar, la eficiencia y control de gasto autónoma. En segundo lugar, la recuperación de gasto en las partidas de cariz social (juventud, cultura, educación, servicios sociales, mayores, fiestas, etc. tienen un incremento de 41.000 euros con respecto al presupuesto del 2017) y apoyo a las asociaciones locales y comarcales de ámbito asistencial (que tienen la dotación presupuestaria más elevada de los últimos cinco años, siendo de 128.530 euros en 2018, con respecto a los 100.600, 90.800, 71.150 y 84.760 euros de los años 2014, 2015, 2016 y 2017 respectivamente).

El tercer pilar es la transparencia de las cuentas públicas (se ha hecho un trabajo exhaustivo de despliegue de partidas económicas con respecto a años anteriores, habiéndose creado 48 partidas nuevas para marcar desde el mismo presupuesto municipal cuáles son los gastos y a qué están vinculados para dar de mayor transparencia).

El cuarto pilar en el apartado de gastos es la inversión pública y dotación de maquinaria y equipamiento. La inversión tiene un incremento respecto al presupuesto del 2017 de 173.870 euros. Destacan, en este apartado, los Presupuestos Participativos; la compra de un vehículo para servicios; la segunda fase de eliminación de grava en el colegio Sanchis Guarner; nuevos equipamientos para la policía (chalecos antibala y pistola táser); y compra de equipamientos. Además, se sigue en la línea de mantenimiento y mejora de edificios municipales iniciada en el presupuesto del 2017, dotando a las partidas de mantenimiento de edificios de más cuantía: 105.300 euros en 2018. En la misma línea, se crea una partida de Mantenimiento y asfaltos caminos rurales dotada con 26.000 euros para hacer actuaciones en diferentes caminos del término municipal. Y el quinto pilar del presupuesto de 2018 es la participación ciudadana, que se concretará en 75.000 euros para los presupuestos participativos.

Estas son las principales líneas del presupuesto municipal de Ondara, cuyo documento será debatido en la sesión plenaria de este jueves 21 de diciembre en el Ayuntamiento de Ondara.