Hace tan sólo un par de semanas, el Ayuntamiento de Dénia, aprobaba una modificación en la Ordenanza sobre las fugas de agua. Después de que la oposición reclamase durante mucho tiempo se abordara este asunto, el pleno acordó una reducción del pago en los casos en que se produzca una fuga. De todos modos, hay que leer la letra pequeña, porque, en casos gravosos, la medida es evidente que se queda insuficiente.

Pero vamos por partes. De todos es sabido que el propietario de una vivienda o una parcela, será el responsable de hacer frente al coste de la fuga desde el momento en que esta se produce desde el contador hacia la vivienda.

Aqualia por contrato no tiene obligación en su contrato de advertir de posibles fugas en instalaciones particulares, si bien suele advertir cuando es fácilmente detectable, que la hay,

Cuando se produce una fuga el consumo ha de superar en 150 m3 el consumido en el mismo período del año anterior.

La avería, su reparación, corre a cargo del propietario. Hoy afortunadamente, los seguros de hogar, la gran mayoría cubren la obra de detección y reparación. No así, el importe de más del consumo producido.

Para liquidar dicho consumo extra, se puede pedir un aplazamiento, en principio de cuatro meses que solicitado por escrito, pueden ser más.

La facturación se venía haciendo tomando como referencia el cuarto bloque, o sea el más caro, hasta la aprobación de que se haga de acuerdo al tercer bloque. Tampoco es una bicoca, y desde luego no es con carácter retroactivo. Aquí es donde el consistorio tendría que haber estirado la manga ye ir al tramo más económico.

En definitiva, hay que controlar a menudo el contador para no llevarte este soponcio con recibos que han llegado a cantidades estratosféricas.