El Ayuntamiento de Xàbia someterá este viernes a votación plenaria el Plan Municipal de Drogodependencias para los próximos años (2018-2021), una hoja de guía  que recoge todas las acciones en materia de prevención de adicciones de sustancias como el alcohol, tabaco o cannabis, en actividades como el juego o las más recientes, relacionadas con internet y los smartphones.

El documento, elaborado por el técnico del servicio municipal “Unidad de Prevención Comunitaria en Conductas Adictivas” (UPCCA), repasa todos los recursos asistenciales con los que cuenta el municipio para prevenir y tratar esta problemática, desde los medios sanitarios, educativos y sociales, a los específicos como la citada unidad (que articula una serie de programas y actividades dirigidas a los ámbitos comunitario, escolar, familiar y laboral) los servicios asistenciales de la Conselleria de Sanidad y la asociación comarcal ACOMAAD, que presta ayuda y apoyo a drogodependientes y a sus familiares.

El plan también se hace eco de los resultados del último análisis de la realidad del problema de la drogodependencia en Xàbia (realizado por la UPCCA en el año 2014) con estudiantes de 3º ESO, 4º ESO y 1º y 2º de FPB y que refleja que los mayores consumos de sustancias adictivas son de alcohol, el tabaco y el cannabis, en este orden, y que su consumo sigue estando asociado al tiempo libre y al ocio (en concreto, las distintas fiestas y discomóviles son momentos claramente ligados al consumo abusivo de alcohol y otras drogas por parte de población joven), siendo la edad media de inicio torno a los 13 y 14 años, (para el resto de drogas ilegales es a partir de los 15 años).

Es por ello que el plan municipal de drogodependencias, señalan desde el departamento que dirige Pepa Gisbert,  pone el acento en las alternativas a disposición de los jóvenes de Xàbia para apostar por un ocio saludable como las deportivas, las que impulsa Juventud (a través de Monjove y PlayJove), las culturales y la programación anual de cursos y talleres diversos, además de las que ofrece Creama para estimular la actividad laboral local y la Asamblea Local de Cruz para promover la salud.

A pesar de que la UPCCA lleva ya nueve años realizando numerosas actividades preventivas en los ámbitos escolar, laboral, comunitario y familiar, los datos actuales del consumo de drogas en el municipio aconsejan seguir con estas campañas de información y sensibilización entre los adolescentes sobre los riesgos asociados al consumo de drogas. También a raíz de la preocupación transmitida desde la mayoría de centros educativos sobre los problemas derivados del mal uso de los smartphones, se considera necesario promover un uso adecuado de las nuevas tecnologías en los menores. Y es que en los últimos años se ha observado un mal uso de los smartphones, así como problemas de adicción, de sexting y cyberbullying, y muchas molestias derivadas del uso de los móviles en las aulas de secundaria, lo que ha llevado al IES Nº1 a prohibir a sus alumnos el uso de estos dispositivos.

A nivel familiar, resulta necesario movilizar a los padres y madres y capacitarlos para que ayuden a fomentar hábitos de vida saludables en sus hijos e hijas. Por último, a nivel de comunidad se propone intervenir durante las celebraciones o festejos en los que se consume alcohol de forma abusiva para tratar de fomentar un uso responsable de esta droga y que la UPCCA trabaje codo con codo con el resto de departamentos municipales que tratan con menores (juventud, deportes, departamento del menor, los agentes tutores de la Policía Local y Educación).