El Consell está llevando a cabo la tarea de impulsar la transformación del modelo productivo valenciano. El “Plan de Acción para la Transformación del Modelo Económico Valenciano” es un informe continuidad del Document d’Elx que incluye los principales objetivos y actuaciones sobre los que debe girar la política de la Generalitat con el fin de conectar talento, ciencia y tecnología para la modernización de la estructura productiva, así como para la corrección de desequilibrios territoriales, sociales y medioambientales.
El objetivo último de este plan es conseguir la implantación de un modelo económico sostenible a largo plazo. Estamos desarrollando un plan de transformación de nuestra economía que pone a las personas en el centro, como principal activo del conocimiento y a su vez como principales beneficiarios. No olvidemos que favorecer que la economía crezca contribuye también a garantizar el mantenimiento del estado del bienestar, a financiar la sanidad, la educación y la protección social de todos los ciudadanos.
El Plan de Acción para la Transformación del Modelo Económico valenciano incluirá iniciativas específicas para captar fondos nacionales e internacionales y para atraer talento valenciano, lo que contribuirá al desarrollo de proyectos innovadores en la Comunitat Valenciana. Y ello porque la transformación del modelo solo será posible si se consigue conectar talento, ciencia y tecnología para modernizar el tejido productivo valenciano.
Destaca como una de las líneas estratégicas prioritarias, el desarrollo de la capacidad innovadora del tejido productivo apostando para ello por el sistema valenciano de innovación. Por otra parte, con el objetivo de impulsar la modernización de la estructura productiva valenciana, se apuesta por la industria 4.0, los sectores creativos y culturales y la energía renovable.
El plan atiende a las necesidades de aprendizaje y formación, impulsando la cultura emprendedora y apostando por la colaboración entre las universidades y el tejido empresarial.
La mejora de la financiación empresarial, se enmarca como prioritaria, apostando por el IVF como banca pública valenciana y la SGR como herramienta esencial para apoyar a las pymes valencianas.
Además, el plan contempla el fomento de la internacionalización de las empresas a través de planes de promoción exterior, así como la optimización de la actividad ferial internacional en la Comunitat Valenciana. También, el impulso para la finalización del corredor
mediterráneo “como eje prioritario transeuropeo de mercancías y pasajeros” y el fomento de la red de banda ancha de nueva generación en todo el territorio.
El plan apuesta por garantizar la igualdad de oportunidades y la inclusión social. Para potenciar el empleo sostenible y la economía social se incluyen, entre otras iniciativas, la elaboración de un plan de fomento del compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la ética y la responsabilidad social en las empresas y el sector público valenciano.
Y entre las medidas que persiguen el equilibrio medioambiental y territorial, de especial importancia es la revisión de la Estrategia Valenciana de Energía y Cambio Climático 20162020-2030.
Se trata de un instrumento programático para garantizar la buena gobernanza, fruto de la acción responsable del Consell, que ha trabajado de forma coordinada para garantizar que sus actuaciones sigan líneas convergentes e incidan en la transformación del modelo económico valenciano.
El Comité Técnico de Seguimiento y Evaluación valorará los avances que se vayan realizando a partir de unos indicadores de ejecución y resultados. Y, una vez al año se presentarán los resultados al más alto nivel institucional en la Mesa General de Diálogo Social, de la que forman parte el Consell y los agentes económicos y sociales.
El documento es una propuesta del Consell, que a partir de su pasada presentación en el seminario de invierno, ha abierto un periodo de debate y contraste con los agentes sociales, con el fin de recoger sus aportaciones para configurar un plan de transformación del modelo compartido con el tejido productivo.
El objetivo final es convertir a la Comunitat Valenciana en uno de los territorios más prósperos del eje Mediterráneo. Con mayor calidad de vida para sus habitantes, gracias a una estrategia competitiva, sostenible e integradora basada en la transformación digital, el conocimiento y la productividad.