Fueron tres goles pero debieron ser muchos más. Dos de ellos de Panucci en absoluto estado de gracia, pero pudieron ser más los que salieran de sus botas. Ya había conseguido marcar dos en apenas cinco minutos, la clave para achantar al Canals que se vio desbordado por un equipo que creía en sí mismo como ocurriera frente al Carcaixent, pero esta vez a domicilio y aunque el Canals justificó su puesto de colista, el juego amarillo, esta vez, sí, era más que convincente. Marcó hasta Cristian, el central, que esta vez fue titular. Era ya la recta final del partido. Un partido que confirma un Dénia más centrado en el que Josep volvió a ser titular y Henry tuvo sus minutos. (Foto Sabela Miñana)