Reivindica que algo queda. Sí. Es loable que los ciudadanos nos agrupemos en Asociaciones o Plataformas para reivindicar tal o cual necesidad según las prioridades de cada uno. Pero cuando un Ayuntamiento por evidente obligación, otra cuestión es su parte de imagen y promoción personalista, va de aquí para allá, intentando mediar y dar respuestas debiera antes volcarse en aquello que es lo global. Entiéndase por global, lo que atañe a la gran mayoría dentro del contexto de lo sostenible, de la calidad de vida y de la imagen de la ciudad. En el caso de Dénia, es evidente que se ha dado un paso de gigante en su promoción turística. Pero no es suficiente. Y no lo es porque en este dulce momento o se da el asalto a la desestacionalidad o nunca. Se dan casi todas las circunstancias. ¿Y qué nos falta?. Pues ni más ni menos que algo tan sencillo y cercano como arreglar nuestras calles, nuestras aceras, la limpieza. Está, demostrado que los incivicos no atienden norma alguna, necesita de mayor vigilancia policial. Sí. La policía local hace de todo, ya sé. Pues bien, esta, la policía de barrio que sigue siendo meramente testimonial, ha de dar un salto más. Hay vida más allá de Marqués de Campo. Y cuando tengamos Dénia en estado de revista, cuando obliguemos a las compañías sean del gas, telefónicas y demás, no sólo a actuar con mayor celeridad sino a adecentar aquello que destrozan. Entonces en nuestro cuaderno de prioridades iremos a por la siguiente, tren, sanidad, lo que haga falta. Pero antes, está ese antes aquí referido. Lo demás es la continuación que no quiere decir no necesaria.