No fue rival el Peñarrocha para un entonado Paidos Fernández Luna. El sábado se jugó el partido de ida con una primera parte en la que los de Raúl evidenciaron cierto nerviosismo que permitió adelantarse a los locales. Pero una vez con la tranquilidad en el cuerpo comenzaron la remontada y firmaron un 2-4 que ponía franca la eliminatoria para el partido de vuelta.

Y así fue. Horas después el domingo, en Dénia, los colegiales demostraron su superioridad y cerraron ya una primera mitad con un 3 a 1 que dejaba clara la eliminatoria. En la segunda parte, no sólo no se relajaron si no que pusieron una marcha más al partido con un 4-2 pronto que iría aumentado en goles en su casillero para acabar finiquitando la eliminatoria con el desespero visitante y los locales marcando y dejando en el marcado un 7 a 2.

La eliminatoria próxima y definitiva se jugará el próximo fin de semana. Partido de ida en Picassent y el sábado y la vuelta en el Pabellón de Dénia con toda la artillería preparada para lograr el ascenso a autonómica.