El Ayuntamiento de Ondara ya dispone del diagnóstico realizado para poder implementar un Plan de Accesibilidad Municipal, con el objetivo de hacer accesible gradualmente el entorno existente para que todas las personas lo puedan utilizar libre y autónomamente, según ha anunciado el Concejal de Urbanismo, Francesc Giner. El Plan de Accesibilidad Municipal evaluará el nivel de barreras existentes en Ondara, definirá las actuaciones necesarias para adaptar (en este caso en cuatro itinerarios), los valorará, priorizará y propondrá un plan de etapas para su ejecución.

El Ayuntamiento de Ondara ha contado con una subvención de la Diputación Provincial de Alicante de 3.630 euros para la realización del estudio de diagnóstico, que es la fase previa del plan de accesibilidad. El diagnóstico se ha centrado en los principales itinerarios de acceso a los centros educativos del pueblo, en el que se estudian los obstáculos y problemas principales de cada zona y se aporta una solución con indicación de las normativas aplicables. El estudio ha sido realizado por el arquitecto local Borja Aguilar.

En el estudio de diagnóstico previo se han contemplado 4 itinerarios diferentes, pretendiendo garantizar el acceso a las áreas de concurrencia escolar de la zona urbana, así como de zonas verdes existentes en los itinerarios, y adecuar los espacios de los itinerarios escolares de Ondara. La elección de los itinerarios se ha basado en el máximo tránsito escolar. Se trata de un recorrido desde los colegios públicos, el edificio Les Marjals, Sanchis Guarner y la Escuela Infantil Municipal, hasta llegar a la Plaza del Convent.

Los cuatro itinerarios establecidos son los siguientes: Itinerario 1: Se traza estableciendo el recorrido desde el edificio Les Marjals en la calle Mestre Serrano, pasando por la calle Manuel Sanchis Guarner, el parque de la avenida de L´Oest, la calle Pintor Murillo y la calle Ramón y Cajal, hasta llegar al edificio Sanchis Guarner; Itinerario 2: discurre desde la calle Lepanto, en la que se encuentra el edificio Sanchis Guarner y la Escuela Infantil Municipal. La calle Lepanto no tiene salida en el último tramo, así que sigue por la calle Dénia y gira por la calle Alfatares hasta la Ronda de la Generalitat donde el itinerario acaba en la Plaza del Convent; Itinerario 3: Es el itinerario que discurre por la calle Dénia; e Itinerario 4: discurre desde el edificio les Marjals, en la calle Mestre Serrano hacia la calle Hernán Cortés y sigue por la calle Salvador Cabrera hasta encontrarse con la calle Ramón y Cajal.

Según se recoge en el estudio, de modo general se observan algunos problemas relativos a la accesibilidad que se repiten a lo largo del recorrido de mayor afluencia escolar. El principal problema es que en prácticamente todo el recorrido estudiado se aprecian aceras estrechas, tanto en las calles estrechas como en las calles algo más anchas. También barreras urbanísticas en los accesos a los edificios escolares. Todos los pasos de peatones presentan sus vados mal ubicados o con bordillo no enrasado con la calzada, o con pendientes incorrectas. También se detecta que los pasos carecen de bandas de señalización para invidentes. En cuanto al mobiliario urbano, como papeleras, bancos, etc, se indica que son inadecuados y tienen una mala ubicación. En los itinerarios se detallan elementos en voladizo que sobresalen más de 10 cm que marca la normativa urbanística vigente de la Comunitat. En los colegios la señalización no está contrastada, por lo que no puede ser percibida por personas con deficiencias visuales.

El Ayuntamiento de Ondara utilizará este estudio para poner en marcha un plan de accesibilidad municipal, según ha indicado el Concejal de Urbanismo, Francesc Giner, en el que se tenga en cuenta el problema que hay en el territorio, y también que parte de la población padece algún tipo de minusvalía, deficiencia, mayores de edad, menores de edad que concurren en las zonas dónde se sitúan los colegios, embarazadas,etc. El objetivo es facilitar la accesibilidad a todos los ciudadanos, haciendo hincapié en valorar a aquellas personas con limitaciones para recorrer su municipio sin encontrar obstáculos.

Entre las propuestas que se plantean en el estudio para alcanzar la accesibilidad se encuentran, por ejemplo, la ampliación de aceras a las medidas practicables de 1.20 m de ancho y 2.20 m de alto, y la reparación de bordillos en los itinerarios; en las calles más estrechas se propone proyectar toda la calle a un mismo nivel peatonalizándola o semipeatonalizándola; la reparación del pavimento en donde se encuentre más deteriorado; la pintura de bandas de paso peatonal en calzada y realización de vados; la colocación de bolardos con un diseño adaptado en puntos determinados para evitar que aparquen coches e impidan la accesibilidad; o la reubicación de elementos del mobiliario urbano, si compromete la accesibilidad; entre otras medidas a analizar.