Javier Scotto, responsable del área de Mercados, ha recordado que hoy han comenzado las obras de redistribución interior del Mercat Muncipal, que se prolongarán durante dos semanas y cuyo presupuesto asciende a 28.250 euros.
 
La actuación consistirá, por una parte, en distribuir los contadores en dos zonas del recinto, para adaptarlo a la normativa. Unos se colocarán en la zona de oficinas, dejando un pequeño espacio para funciones de almacén y el resto se alojará en la zona del pescado, en un espacio actualmente vacío e inutilizado, que se va a aislar con un tabique para separarlo de los puestos de venta de género.
 
Esta compartimentación de la zona del pescado va a permitir redistribuir el espacio y habilitar nuevos puestos de venta, “quizás una o dos paradas más”. Junto a la creación de los nuevos puestos, el concejal proyecta para el próximo año renovar el revestimiento de la zona con azulejería.