Las redes sociales debatían el día de Navidad y posteriores, el aspecto que Dénia presentaba un día tan señalado. Un estado lamentable allá donde hubiese contenedores.

El Ayuntamiento dianense, había difundido a través de todos los medios informativos, el recuerdo de que la noche buena no habría recogida de basuras como todos los años. Pero uno más y parece por las imágenes difundidas incluso por el mismo alcalde, que este año la cosa ha sido peor.

Hay quien aboga por poner más contenedores y atribuye la causa del «espectáculo» vergonzante a ese detalle. Pero es obvio que el incivismo gana por goleada. La basura desbordó los contenedores y se acumuló junto a ellos dando una imagen del con junto de la ciudad verdaderamente triste. Y además depositadas fuera de horario como evidentemente se comprobó por otros muchos vecinos que incrementaban el saldo de los calificativos por ese proceder.

Ahora llega la noche vieja y el pesimismo y la realidad observada en noches y días así presumen, y ojalá no fuera así, que pueda ocurrir los mismo y que Dénia vuelva a dar una imagen deplorable el día de año nuevo festivo, el viernes. Por tanto desde aquí el ruego de que tengamos civismo y mantengamos la ciudad despejada ese día y sobre todo respetemos los horarios de depósito que nunca son por las mañanas.