Ayer compareció el President de la Generalitat Ximo Puig para solicitar responsabilidad de los ciudadanos ante la nochevieja. Lo hacía además utilizando uno de los términos de moda «tardevieja». Y es que antes la Consellera de Justicia ya hizo saber tras una reunión de Sanidad con representantes del ocio y la hostelería, que quedaban prohibidas todas las fiestas aún en horario de mañana y tarde. Con ello advertía a sus dueños de que no hubiera música ni actuaciones a lo largo de día, tarde y noche recordando que prevalecían las medidas vigentes para reuniones (6 personas) y horarios (doce noche), lo que valía obviamente para los ciudadanos en general. Así mismo se insistía en que las discotecas y pubs no permitieran baile y ofrecieran sólo servicio de hostelería.

Visto que la Comunitat Valenciana se ha puesto en cabeza en la incidencia del COVID por número de habitantes, estas medidas pueden preceder a las que se impongan más adelante en cuanto pasen las fechas festivas.