El departamento de Urbanismo del Ayuntamiento de Xàbia ha empezado a imponer multas coercitivas dentro de los expedientes de infracción urbanística. Según ha explicado la regidora responsable, Isabel Bolufer, la normativa les faculta a sancionar económicamente, con multas de entre 200 y 2.000 euros, a aquellos que, dentro de un expediente de infracción, no acatan las órdenes de paralización de obra dictada por el Consistorio cuando esta carece de licencia o no se ajusta a lo solicitado.

Esta multa puede además ser acumulativa, ya que cada diez días se comprueba si ya se ha paralizado la obra y en caso negativo, se castiga con una nueva multa. Así, hasta diez veces, pudiendo llegar la sanción total a un máximo de 20.000 euros.
Desde que ha empezado el año, ha señalado Bolufer, ya son cuatro las multas interpuestas por el departamento de disciplina urbanística, por importe de 800 euros cada una de ellas.