Benjamín era el mayor de los tres hermanos, Rafael y Vicente. Herederos de la entonces conocida como «El Moro» nombre como se conocía a su dueño, padre de los citados. Una bodega emblemática en la Glorieta de Dénia por la que seguramente ha pasado toda Dénia y que ahora en nuevas manos y nuevo rumbo pervive y permanece. Pero sin duda, la trayectoria de los hermanos Pastor es parte importante de la historia de la ciudad. Un clásico cuyas paredes conocen historias increíbles y momentos inolvidables.

Benjamín a sus 76 años no quería renunciar al deporte que tanto amaba, la bicicleta, y con ella. disfrutando de «su» deporte» encontró la muerte. Otro amor que todavía le dolía era el de su desaparecida ya hace tiempo esposa María. De carácter algo adusto, los más cercanos, sabemos que encerraba un gran corazón, amigo de sus amigos y con dos hijos maravillosos:Amparo y Benjamín.