Cuando todavía no se ha pronunciado definitivamente la interdepartamental, cosa que hará este próximo miércoles, las redes sociales se han incendiado a cuenta de las discrepancias de la Comunidad de Madrid sobre la intención de la mayoría de ellas porque se cierren perimetralmente las autonomías los días de la Semana Santa.

Dénia que es destino de muchos madrileños sobre todo de segunda residencia, ya ha encontrado debate en las rede sociales y no precisamente muy educativo. Se han lanzado dardos envenenados, algunos, fuera de tono y muy desagradables, que han convertido el pensamiento de muchos en agrios enfrentamientos verbales. Y aunque la mayoría de los pronunciamientos llaman a la no movilidad esos días, como quiera que Madrid se opone al cierre y defiende viajar, se han propiciado esas disputas.

Hay quien ha llevado el asunto al desagradable campo de culpar la extensión del virus en la comunitat a los madrileños que se desplazaron a ella, en el caso al que nos referimos, a Dénia concretamente. Y desde allí, otros han aludido a que les ampara su derecho como propietarios de segunda residencia y por tanto liquidadores de impuestos. En el peor de los dimes y te diré, defendiendo parte del sostén económico de la capital de la comarca.

Lamentablemente, se han producido graves descalificativos que algunos han tratado de minimizar atendiendo a que Dénia, siempre ha sido una ciudad acogedora y son los madrileños los visitantes más numerosos junto con los valencianos, desde tiempo inmemorial, la mayoría, sintiéndose en su casa, salvo pequeñas excepciones como las hay en todo lugar.

Claro está que en tiempo de pandemia y si la Comunitat Valenciana como la mayoría apuesta por no viajar, el asunto ha de quedar zanjado sin más y menos con los desagradables enfrentamientos verbales citados.

foto: starck states