Tras las últimas declaraciones del PP, Compromís y Podemos sobre las deficiencias de la estación de autobuses, es ahora cuando el PSPV ha salido al frente para pedir perdón a los usuarios y reconocer que no es una estación satisfactoria. El alcalde de Dénia, Vicent Grimalt, ha asegurado que se tomarán medidas para que la nueva estación de autobuses mejore en su día a día.

Era la concejala de Urbanismo, Mª Josep Ripoll, quien insistía en que las obras se han realizado en base a lo que marcaba el proyecto y que, en ningún momento, los técnicos anunciaron que no era una estación viable. Igualmente, coincidía con el primer edil en que “no es una estación satisfactoria y ha reiterado las disculpas a los usuarios”. Por ello, el pasado lunes se reunieron con técnicos y redactores del proyecto, así como los mismos transportistas, con tal de llegar a una conclusión.

Asimismo, Grimalt ha hecho hincapié en que el Ayuntamiento de Dénia va a dar soluciones a este problema y, lo más importante, sin que le cueste mucho dinero al ciudadano dianense. El primer edil ha insistido en que llamarán a la puerta que sea necesaria para conseguir subvenciones de dónde sea.

Concretamente, y basándose en la reunión que mantuvieron el lunes, la estación de autobuses se van a realizar dos intervenciones; la primera una ampliación de la misma, una actuación que han pedido los transportistas para poder dejar a un lado los autobuses que están “durmiendo”, para ello, los técnicos estudiarán la mejor propuesta. Y, la segunda actuación, es la creación de un reglamento de uso de la estación, para asignar andenes a las diferentes compañías, es decir, que cada servicio sepa dónde estacionar.

Algo que continuará como hasta ahora es el andén 0 por petición de los conductores que realizan paradas rápidas. Ripoll ha recordado que están continuamente realizándose mejoras en la estación para mejorar la comodidad de la estación como sean la instalación de bancos y papeleras, se ha instalado un aparca bicis, se ha cambiado el perfil de la sección de Ramón Ortega para facilitar el tráfico, un paso para las personas con diversidad funcional y, además, está previsto instalar cortavientos y se ampliará de los espacios de sombra para los usuarios.

Finalmente, el alcalde añadía que “los técnicos y proyectistas que se han encargado de hacer este proyecto deberán rectificar y deberán asumir que no cobrarán”.