El debate está servido. Los taxis que habitualmente se ubican el calle Marqués de Campo de Dénia han estrenado su nueva situación, concretamente en la calle Cándida Carbonell junto al solar del antiguo ambulatorio. La medida ha dividido a la opinión pública. Los conductores habituales ven en ello más plazas de aparcamiento, otros consideran que el espacio era muy exagerado y los terceros que es una medida encaminada a la pretendida peatonalización de la calle reina dianense. Naturalmente a los taxistas, esta decisión no ha gustado lo más mínimo y opinan que en momentos de circulación intensa, la estrechez de la calle y el tramo que acorta con la calle Colón producirá todavía más retenciones.