El ejecutivo dianense ha vuelto a reservar una cantidad para que se vote en qué gastar el dinero destinado a ser elegido por los ciudadanos para inversiones distintas según barrios.

Una vez concluido el periodo de presentación de propuestas, y después de que los técnicos municipales hayan validado un total de 57 de las 238 presentadas, se abre el plazo de votación para que la ciudadanía decida cuáles serán las que el ayuntamiento ejecute con cargo a la partida de cerca de 250.000 euros que destinará en el capítulo de inversiones del presupuesto de 2020.

El listado incluye 57 propuestas de la ciudadanía con temáticas muy variadas como la creación de un área de merenderos, la mejora de zonas verdes, la adecuación de un circuito urbano para corredores, reductores de velocidad en viales, alumbrado, asfaltado, aceras y arbolado urbano, o la creación de zonas de ocio.

Hay unas propuestas para la ciudad que en concreto son:

Las propuestas de ciudad son:

  1. Parque canino agility
  2. Sombrear parques infantiles
  3. Acondicionamiento y mejora de las zonas verdes exteriores al casco urbano
  4. Mejoras en el skate park
  5. Creación de circuito urbano para correr
  6. Merendero, zona verde
  7. Mejoras en el paseo del Saladar

Luego la cosa va por barriadas y por ejemplo en el caso de Baix la Mar, el asfaltado de varias calles se impone, lo que debiera ser una constante en otros puntos. Y no digamos la nula mención a las aceras cuyo mayoritario estado en la ciudad, claman al cielo.Llama la atención que en la zona Montgó – Campussos no se haya solicitado asfaltados para una zona que los necesita cada dos por tres caminos. Ni siquiera hay mención a unas farolas que no funcionan y que fueron y son el auténtico fracaso por no decir el hazmerreir de los habituales de la zona.

Si el ejecutivo cumple con sus propósitos que anunció en la pasada legislatura: abordar el tema de las aceras, se verá. O la peligrosidad que encierra la falta de iluminación en los pasos de cebra.

En todo caso y con toda la buena voluntad democrática de ofrecer una exigua cantidad para que decida el ciudadano (algo es algo) y que se ha puesto de moda en varios municipios, las necesidades de la ciudad, en cuestión Dénia, por el momento, necesitan de una acción directa bajo la visión de quienes gobiernan, directamente, porque si se observan algunas demandas, se ve que no son precisamente básicas ni prioritarias, lo que desvirtúa el concepto de necesarias.