Ondara acogió ayer la celebración de los XI Tradijocs de la Marina Alta, organizados por el CEMA (Consorci Esportiu de la Marina Alta) con la colaboración de la Concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Ondara, que dirige Mar Chesa. 

Más de 400 escolares de toda la comarca, de 3º a 6º de primaria (categorías alevín y benjamín), compartieron una divertida jornada de hermandad practicando juegos tradicionales como “sambori”, “pilota”, “ratlleta”, “trompa”, “corda”, “boletes”, “mocador”, “birles”, “set i mig”, y “cementeri”.

Los Ayuntamientos participantes en los Tradijocs 2018 han sido Alcanalí, Beniarbeig, Benidoleig, Benissa, Benitatxell, Calp, Dénia, El Verger, Els Poblets, Gata, Jesús Pobre, La Rectoria, La Xara, La Vall de Laguar, Llíber, Murla, Ondara, Orba, Pedreguer, Pego, Senija, Teulada-Moraira, Xàbia y Xaló.

La jornada de los XI Tradijocs de la Marina Alta comenzó con la recepción frente al Ayuntamiento, pasacalle de los participantes agrupados por poblaciones, y continuó con la celebración de los juegos con los niños y niñas divididos por grupos. Los juegos tradicionales se celebraron en los alrededores del Prado, calles colindantes y Plaza de Toros de Ondara. 

La Concejala de Deportes de Ondara, Mar Chesa, ha destacado la importancia de los Tradijocs para recuperar los juegos tradicionales, y la satisfacción porque se hayan celebrado en Ondara, y ha agradecido al CEMA su impulso a esta iniciativa que ha permitido reunir en Ondara a los niños y niñas de la comarca para disfrutar de nuestros juegos tradicionales.