El departamento municipal de Servicios de Xàbia ha decidido dejar hasta el mes de marzo los diques de protección que se levantaron en la playa del Arenal para frenar los temporales marítimos. Según ha explicado la concejala responsable de este departamento, Kika Mata, este invierno se está viviendo una gran inestabilidad meteorológica por lo que no se descarta que en las próximas semanas pueda haber nuevos episodios de mala mar (como ha ocurrido este pasado fin de semana) y se ha considerado operativo dejar en previsión las barreras de arena hasta que pase el invierno.

También será poco antes de Semana Santa, y una vez pasado el periodo de más riesgo, cuando se proceda a poner a punto y regenerar las playas que han visto más afectadas por las corrientes, como son la Grava, la Granadella, la Caleta o el Benissero. Estas se nivelarán y se rellenarán con cantos rodados extraídos de la desembocadura del río Gorgos, que en sus últimas crecidas ha arrastrado gran cantidad de piedras que han sido ya dragadas y reservadas.

Por el momento, los servicios municipales se centran en retirar los residuos y gran cantidad de cañas arrastrados hasta la costa por los temporales, un trabajo de vuelta a la normalidad que se está realizando de manera progresiva en el Montañar y el Arenal.