Los amarristas públicos han emitido un comunicado para salir al paso de las consecuencias que puede traer para la seguridad en el mar en la Marina Alta y en este caso en Dénia, la decisión de trasladar de base al Helicóptero que presta el servicio en la costa valenciana por Salvamento Marítimo:

La asociación de usuarios de amarres públicos del puerto de Dénia, quiere hacer constar su preocupación por la decisión tomada por el responsable nacional de Salvamento Marítimo, de recortar y dejar a guardias localizadas el servicio de emergencias marítimas del helicóptero de la base de Valencia.

Los armadores y usuarios de las más de 500 embarcaciones que se encuentran atracadas en los amarres públicos del puerto de Dénia, veremos mermada nuestra seguridad cuando no hagamos a la mar.

Sabemos de la importancia del tiempo de respuesta en caso de accidentes en el medio marino u padecer ataques de salud lejos de costa. Algunos de nuestros asociados incluso por experiencia propia.

Por eso aprovechamos la ocasión para felicitar y reconocer la indispensable labor de las tripulaciones del helicóptero de salvamento de Valencia, que evitan continuamente que un accidente o enfermedad grave en la mar, se convierta en una desgracia y gracias a su rápida intervención quede solamente en un susto.

Por todo lo anteriormente expuesto, pedimos que se de marcha atrás en la decisión de dejar a guardias localizadas a las tripulaciones del helicóptero, Antes de que sea demasiado tarde y se tengan que pedir explicaciones para depurar responsabilidades, de por qué se ha desmontado algo que funcionaba y salvaba vidas.

Salvamento Marítimo es un ejemplo de profesionalidad en la mar, por lo que estaría bien consultar con los que desempeñan sus funciones en el medio marino, que a buen seguro les asesorarán sobre qué se debe hacer, a aquellos que ocupan puestos de decisión en materia económica o de otro tipo de gestión.

Si en Baleares necesitan refuerzo, doten a esa base de lo que precise, negócienlo con Fomento, pero por favor, no a costa de mermar la seguridad marítima y poner en riesgo vidas en la zona de más navegación, como es la costa valenciana.