Los amarres públicos de Dénia siguen en condiciones paupérrimas y sin la necesaria rampa para mover sus embarcaciones. Algunos puntos de luz y de agua no funcionan y están sometidos a una situación de desamparo ante los amarres privados que les obliga a recoger firmas ante Consellería, responsable y propietaria de los citados.