Con motivo de la Semana por el cambio Climático organizada a nivel mundial, desde el Sindicato Estudiantil del IES Sorts de la Mar se programaron varias actividades relacionadas con el tema de la lucha climática y el calentamiento global. Una de ellas fue la concentración delante de la Plaza del Ayuntamiento el pasado viernes 27 de septiembre. Otra, menos multitudinaria, fue una recogida de basura en las playas de Dénia. Grupos de alumnos de 1º y 2º de la ESO limpiaron la playa de la Marineta Casiana mientras que los alumnos más mayores se dividían en grupos para encargarse de otras zonas. Uno de estos grupos se dirigió al tramo de escollera entre Punta del Raset y la Escollera Norte.

Durante dos días -viernes y domingo- y más de seis horas de limpieza, entre todos consiguieron extraer nada más ni nada menos que sesenta y seis bolsas de basura, un cuarto de las cuales fueron directamente al contenedor del vidrio.

De esto se pudo deducir que si la juventud no está preparada para practicar botellón de manera responsable (incluso teniendo contenedores a menos de trescientos metros) quizás no deberían hacerlo. ¿Por qué se permite que jóvenes beban en un espacio público cuando el bochornoso espectáculo que dejan tras de si son cientos de botellas escondidas entre las rocas?

Desde el Sindicato están encantados de colaborar con actividades de limpieza de espacios públicos, pero son conscientes de que su trabajo resulta inútil si cada fin de semana todo lo que se limpia vuelve a ensuciarse cuando se hace botellón. Si el problema es la concienciación, ¿es hora de tomar medidas más serias?