Dos caras presenta la eliminatoria de los play offs entre el Onda y el CD Dénia. Primero la derrota por dos a cero en la ida que ha traído debate por la confianza en que la eliminatoria no se pondría cuesta arriba como se puso. Y porque un número importante de seguidores se conjuró con David Molina al frente pata vestir de amarillo las gradas de la Serratella. El ambiente tras un viernes complicado por el motivo que vienen arrastrándose desde hace meses, no parecía ser el mejor compañero. Para postres Ferrán sufría una complicación de salud y el equipo marchó justito.

La primera mitad se jugó de poder a poder hasta que llegó una desgraciada jugada con un despeje de Maxi que dió literalmente en el delantero local y entró en la portería. La jugada que marcaría el partido antes del descanso fue el penalti fallado por Panucci cuando el Dénia iba a por el encuentro.

La segunda parte se vió a un Dénia extraño que podía remontar y sin embargo antes del minuto 70 llegaría el mazazo con el segundo gol del Onda y ni siquiera cambió el panorama cuando el Onda se quedó los últimos minutos con 10 hombres.

Ahora todo está en manos de los amarillos, que le deben a la afición la remontada, que no será nada fácil, pero el esfuerzo de los jugadores durante la temporada y este movimiento surgido para llevarles en volandas no pueden fallar el domingo a las 19 horas en el partido de vuelta.