El Pleno del Consell ha aprobado el decreto por el que se declara como bien de interés cultural inmaterial a l’Escaldà, denominación que se refiere al proceso de transformación de la uva moscatel en pasa.

Este proceso aún se hace en las comarcas de La Marina Alta, La Marina Baixa, La Safor y La Vall d’Albaida. L’Escaldà tiene lugar anualmente, entre los meses de agosto y septiembre, y consiste en utilizar un método de escaldado para cortarle la piel a la uva y reducir así el tiempo de exposición al sol.

Los orígenes se remontan a la época romana y se mantuvo sin cambios desde la época medieval. La época dorada de producción de pasa fue entre los siglos XVII y XIX, hasta que, al inicio del XX, empieza su declive a causa de varios factores. Actualmente, esta actividad tradicional la llevan a cabo pocos productores, que son los que han mantenido este rito hasta la actualidad

En este proceso se identifican una serie de elementos propios como son los hornos, las calderas o la lejía, producto químico elaborado con cenizas de sarmientos, cal y agua, que se utiliza para cortar la piel de la uva.

Asimismo, hay que citar también los riuraus, estructuras arquitectónicas tradicionales de planta baja que albergaban los cañizos repletos de uva escaldada para protegerla de la lluvia, el rocío y la humedad.