Una vez finalizada la temporada de verano la Cruz Roja ha realizado un balance con todas las actuaciones que han llevado a cabo en las playas. La gran cantidad de gente que ha visitado las playas de Xàbia ha obligado a los socorristas a intervenir un total de 5.367 asistencias sanitarias de tipo leve (pinchos de erizo, leves bajadas de tensión y picaduras de medusa).

Por otro lado, 73 han sido los traslados que se han realizado en ambulancia a centros hospitalarios relacionados con accidentes náuticos, caídas en zonas rocosas y patologías cardíacas en su mayoría.

En cuanto a los rescates en el agua, que han sido un total de 60, solo diez se han producido dentro de la zona limitada para el baño y principalmente ha sido por hacer caso omiso a las indicaciones de los socorristas en días de bandera roja. En este sentido, la Cruz Roja de Xàbia, ha agradecido a la Policía Local sus actuaciones en las playas evitando que se produjesen más entradas al mar en situaciones en las que estaba prohibido.

Otro de los servicios que se ha prestado otro año más ha sido el baño adaptado. Un total de 408 personas ha disfrutado del mar con seguridad gracias al refuerzo de voluntarios junto con los socorristas. La Cruz Roja también ha cuidado de 60 niños que se habían despistado en la Playa del Arenal ayudándoles a rencontrarse con sus familiares.

Dieciséis socorristas se repartían al día entre las playas de la Grava, el Arenal y punto accesible, primer Montañar, Portitxol y la Granadella así como un total de tres patrones, cuatro técnicos de emergencias sanitarias, dos ambulancias, dos embarcaciones y una moto de rescate.