El epílogo de la presentación de la memoria de Balearia a cargo del Presidente de la Naviera, Adolfo Utor, urgó en las importantes deficiencias que Dénia sigue presentando, tanto en la fachada marítima, especialmente por la no reversión de los ingresos que se generan, como en los accesos y las infraestructuras de comunicación.

Utor, partió del rechazo al temor a la competencia que pueda generar el avance que La Safor y concretamente Gandía están generando en los últimos tiempos. Pero sí lamentó que no se realice una contraprestación que mejore la fachada marítima y las comunicaciones con la zona portuaria.

Tras el paso de los años, reflejó la incompetencia que sigue “procurando” unos accesos indignos y la historia interminable de la famosa Ronda Perimetral fulminada por el paso del tiempo o la construcción de una estación de autobuses indigna para una ciudad como Dénia y que tantas críticas ha recibido cuando en la terminal marítima se hubiera generado una mejora de las comunicaciones y espacio que por ser Balearia despertó el recelo de los que pudieron revertir la actual situación.

El Presidente de Balearia finalmente recordó que incluso el tren podría ser una realidad a partir de los ingresos que genera el Puerto y que salen prácticamente de los cánones que paga la naviera sin olvidar que incluso la propuesta de convertir en autónomo el Puerto se volvió por recelos en su contra cuando así funcionan los principales puertos españoles pero que la lucha contra las Administraciones es una lucha literalmente perdida.