A pesar de que el calendario de la segunda fase de asfaltado de calles, estaba determinado y era público, no se entiende demasiado que se haya comenzado en trabajo de asfaltado en la Avenida de Alicante a primera hora de la mañana cuando son muchos los trabajadores que acceden a Dénia por esa arteria principal y más coincidiendo con la hora de entrada en los colegios. Hubiera sido más lógico retrasar el trabajo a una hora intermedia de la mañana o a otra hora con menor flujo de tráfico, pero no ha sido así y el caos ha sido monumental.