El Classic Racing es a los Fullana, con Esteban a la cabeza, como los Fullana son merecedores del reconocimiento general popular. Este es un evento que ha de figurar en un calendario desestacionalizador que seguimos sin saber apuntalar. Según el comunicado de la organización son detalles no concretos que implican no poder celebrar este año la prueba y esperar a 2018. Esto es un peligro por un lado, porque todo lo que se interrumpe, se acomoda y desaparece. Y dos, es lo digan o no, un asunto monetario el que impide su celebración. Es evidente que el consistorio no está para poner la «pasta» en cualquier evento. Pero sí tiene la obligación de no sólo interesarse por acontecimientos de este tipo sino darle sostén porque es además de original y muy dinfundible a nivel internacional un evento efectivo en ese propósito que no tiene parangón, ¡ojo! mundial. Es como la Subida al Coll de Rates. Su base era Dénia, su repercusión, bestial, salvando lo poco que a los ecologistas les guste el mundo del motor. Detuvo los motores un año y se acabó.