Cáritas en La Marina Alta ha presentado su Memoria anual en la que ha informado de que un total de 2519 personas fueron beneficiarias de su acción en 2017, un 19 por ciento menos que en el ejercicio anterior. Los responsables de Cáritas han atribuido esta reducción, que se viene produciendo en los últimos cinco años, entre otras causas, a la cronificación de las situaciones de pobreza que afectan a las personas atendidas por la entidad, que las hace quedar atrapadas en realidades de exclusión de las que cada vez es más complicado salir, por lo que las mismas familias son atendidas año tras año. En este sentido, han explicado que el 79 por ciento de las personas beneficiarias de Cáritas en 2017 eran conocidas de años anteriores.

En cuanto al perfil de las personas beneficiarias, las que más demandan el apoyo de Cáritas son mujeres solas y parejas jóvenes con hijos, y personas solas; y se mantiene en esta comarca la mayor presencia de personas extranjeras (64 %) y la mayor parte de ellas son mujeres (73 %). También destaca un alto porcentaje de menores, que en La Marina alcanzó el 32 por ciento de las personas beneficiarias de la acción de Cáritas.

Los proyectos que desarrollan las Cáritas parroquiales de La Marina Alta son espacios donde “se acompaña a las personas en el reconocimiento y la defensa de sus derechos”. En este sentido, en La Marina Alta, las Cáritas tienen en marcha proyectos de formación y empleo en Dénia y sendos huertos solidarios en Xàbia y Dénia; un economato –en Benissa, y en Dénia– un ropero solidario para cubrir las necesidades básicas en materia de alimentación, higiene y ropa de las familias acompañadas; así como un proyecto de musicoterapia en el Hospital para enfermos crónicos de Pedreguer.

Cáritas cuenta también en la comarca con contenedores de ropa situados en la parroquia de San Miguel de Dénia, en Ondara y Gata de Gorgos y recogida de ropa también en el resto de parroquias de la Marina Alta donde se puede depositar ropa, calzado y complementos sea cual sea su estado. Con la donación de ropa se genera trabajo para las personas en riesgo de exclusión a través de la empresas de inserción @rropa y Koopera Mediterránea.

En Dénia este año se ha producido un cambio en la gestión de la entrega de alimentos, que ahora no se realiza a través del economato sino con tarjetas bancarias solidarias. Una tarjeta bancaria prepago que dignifica el derecho a la alimentación, ya que permite a la persona que la recibe comprar con autonomía en los establecimientos comerciales de alimentación. Así, se promueve que las personas acompañadas por Cáritas puedan seguir comprando en los puntos habituales sin que se conozca que reciben ayuda.

En esta localidad las personas beneficiarias fueron 569, con porcentajes en cuanto a perfiles, nacionalidad y sexo coincidentes con la comarca de La Marina.

Recursos económicos y humanos

En el año 2017, Cáritas contó en La Marina Alta con el trabajo desinteresado de 351 personas voluntarias, la mayor parte de ellas (80 %) mujeres. Además, invirtió un total de 176 749 euros en atención primaria para cubrir necesidades básicas de alimentación, vivienda (suministros, alquileres, etc.) y medicamentos, entre otras ayudas, a las personas a las que acompaña.

Asimismo, el 78 por cien de los recursos con los que cuenta la entidad provienen de fondos propios a través de donativos, colectas y acciones de sensibilización. En Dénia fueron 34 031 los euros destinados con un 80% de fondos propios.

Plan Estratégico 2018-2022

Con motivo de la puesta en marcha del nuevo Plan Estratégico para los próximos cinco años, Cáritas ha anunciado la apuesta de la institución por el acompañamiento a las personas para que hagan efectivos sus derechos. Del mismo modo, proponen, para estos próximos años seguir denunciando las causas que generan la desigualdad y la pobreza y mantener su objetivo por mejorar los procesos y la transparencia.