Todos los alumnos volverán a los centros de la Comunidad Valenciana el día 7 de septiembre. Esta es, hasta la fecha, la comunidad que se ha puesto de ejemplo en la gestión del plan educativo. Se invertirán 207 millones de euros para desinfección de centros y para la compra de tres millones de mascarillas y 86.000 litros de gel.

En Infantil y Primaria los grupos no superarán los 20 alumnos; una limitación que puede extenderse a primero de la ESO. A partir de ahí, las clases contarán con separación entre alumnos y se dará la posibilidad de asistir presencialmente de forma alterna.

El Conseller Marzá ha detallado especialmente que el metro y medio, la mascarilla y los grupos estables de convivencia son instrumentos contra la pandemia «que han venido para quedarse este curso» y valora el consenso con toda la comunidad educativa para una vuelta al cole  segura.

Marzá declaraba a la agencia EFE que con la reorganización de los centros, la reducción de alumnos en las aulas, la contratación extra de profesores y monitores de comedor y los protocolos listos, el sistema educativo valenciano está preparado para iniciar el curso «con la máxima presencialidad» y en «cualquier escenario». Ha recordado que la Comunitat ha invertido más de 207 millones extra en reorganizar centros, comprar material sanitario y contratar a unos 5.000 profesores y 3.000 monitores de comedor.

En educación Infantil, Primaria y primero de ESO, será presencial.

En Secundaria y Bachillerato podría ser en «días alternos» en función de las necesidades de cada centro.

El uso de mascarilla, en principio, será obligatorio para todos los profesores. Los niños de hasta cuarto de Primaria «no es necesaria», como tampoco para los mayores «siempre que estén en su pupitre y a metro y medio de distancia», aunque «en el momento en que se levanten de la silla para desplazarse dentro del centro, deberán llevar mascarilla».

Para evitar la masificación, «la entrada de los menores a los colegios se hará por diferentes accesos y, al igual que las salidas y las estancias en los patios y zonas deportivas, se hará en horarios escalonados, con las filas que sean necesarias y sin el acompañamiento de los padres».