La modernización de la Línea 9 del TRAM entre Calp y Dénia acaba de comenzar y ya plantea varias sorpresas para Dénia adelantadas al Cercle Empresarial de la Marina Alta por el director gerente de FGV, Juan Andrés Sánchez, en una reunión mantenida esta misma mañana en Dénia. En primer lugar, Sánchez ha tranquilizado a los representantes del empresariado de la comarca asegurando que “La línea 9 es una prioridad para Conselleria, y, por tanto, para FGV”. Según ha dicho, las obras seguirán el curso planificado desde un inicio y estarán finalizadas a lo largo del 2019, año en el que se restablecerá el servicio por completo.

El director gerente ha acudido a la reunión acompañado por Juan Antonio García, responsable de Obras, y Tomás Cebrián, director de Explotación, de FGV. Los tres han sido recibidos por la presidenta de CEDMA, Sonja Dietz, los miembros de la Comisión de seguimiento de las obras de modernización de la Línea 9, Juan Carlos Juan y Javier García Bueno; y varios miembros de la Junta Directiva. La sorpresa ha sido mayúscula, por parte de la federación, al conocer los detales de las nuevas intersecciones de la vía del trenet dentro del casco urbano de Dénia, que va a ejecutar el Ayuntamiento de Dénia, y no FGV, puesto que es a quien corresponde realizarlas. Sin embargo, estos detalles aún no han sido hechos públicos por el consistorio dianense.

 

La primera de las nuevas intersecciones será la de la curva de La Faroleta, donde se hará una rotonda con un semáforo para regular el paso del trenet y los vehículos. Las obras se acometerán el año que viene y en cuanto estén finalizadas el ayuntamiento suprimirá el paso de vehículos actualmente abierto en la salida del Camí dels Lladres. Juan Andrés Sánchez y Juan Antonio García han insistido en que estos son datos que les ha hecho llegar el Ayuntamiento de Dénia, con el que trabajan a diario y de forma totalmente coordinada.

En cuanto a la segunda intersección, la obra municipal se llevará a cabo más adelante y servirá para trasladar la actual pequeña rotonda que hay en la Avenida Joan Chabàs. Será ubicada en la vía, que pasará justo por el centro de esta nueva glorieta y también tendrá un semáforo para regular el tráfico. Desde FGV se ha anunciado que habrá una tercera nueva rotonda con semáforo en el cruce de Joan Fuster y el Camí Pou de la Muntanya, a la altura de Les Alqueries. Además, Sánchez y García han comentado que los dos apeaderos que hay actualmente antes de llegar a la estación serán reubicados y situados en puntos de mejor acceso y más acorde con el nuevo planeamiento urbanístico de Joan Fuster.

CEDMA ha pedido detalles del muro y barandilla que ya se aprecia. Según el director gerente, estos elementos son completamente necesarios, tanto porque la avenida Joan Fuster tiene diferentes niveles de altitud, como por seguridad para los peatones. FGV ya ha previsto que parte del muro deberá desaparecer para que el ayuntamiento pueda llevar a cabo las dos intersecciones. Los miembros de la federación han propuesto que este muro sea cubierto o disimulado con vegetación para mejorar la estética e integrarla con el entorno, idea que será trasladada desde Ferrocarrils al Ayuntamiento de Dénia.

Por último, otro de los interesantes adelantos hechos por el director gerente, es que tanto los andenes como las nuevas máquinas del tren-tranvía (en algunos tramos de la L9 como tren, y en otros como TRAM) estarán completamente adaptados para las personas con movilidad reducida. Los vagones tendrán una zona destinada a las sillas de rueda. En los andenes no habrá ninguna diferencia de altura con el tren. En este punto, CEDMA ha solicitado que se tenga en cuenta que hay muchos usuarios que viajan con sus bicicletas, recordatorio recogido también por los representantes de Ferrocarrils. El Cercle tiene previsto plantear estas cuestiones a la concejalía de Territorio en un futuro encuentro en el que se hable sobre el trenet.

Como resumen de la reunión, Juan Antonio Sánchez ha manifestado que las obras de mejora de las vías y estaciones se ejecutarán en los plazos previstos y supondrán una gran mejora de la L9 puesto que “se están haciendo muy bien”. La Marina Alta tendrá una nueva vía, con trenes accesibles, cómodos y modernos, que servirá para dar un servicio de calidad durante al menos 50 años, según ha comentado.