Hasta hoy, todas las declaraciones del ejecutivo dianense, en el asunto urbanístico, hablaban de sintonía perfecta entre Consellería y gobierno local. Hasta que, se ha producido lo que más o menos venían a denunciar parte de la oposición y los profesionales del sector de la construcción, Plataforma y afines: que con las Normas Urbanísticas de Consellería no casaba el Plan Estructural y por tanto no saldría adelante.  Ocurrió en el pasado Pleno, cuando la concejala del ramo anunció que las Nut se devolvían a Consellería porque chocaban con el Plan Estructural redactado. Ripoll alegó que como las normas son competencia de la institución valenciana, se requiere a aquella a que corrija algunos detalles que considera contradictorios con el Plan redactado. Todo parece estriba en ciertas calificaciones de suelo considerando que se trata de un Plan de Mínimos y Transitorio por lo que no puede ir más allá y entrar en detalles de calificación de suelo como urbano.

El cruce de acusaciones especialmente con el portavoz de Ciudadanos Sergio Benito, volvió a crispar la situación y a dejar todavía más si cabe, un mar de dudas sobre el futuro Plan General a la espera de la contestación que determine Consellería que es quien tiene la última palabra.