Cuando habíamos alabado esta vez la precisión del pronóstico del tiempo, llegó el anuncio de gota fría para el fin de semana con la suspensión de todos los encuentros deportivos organizados por la Federación de Fútbol de la Comunitat Valenciana, la feria del Stock y otros muchos eventos programados en Dénia. Pero como ocurrió otras veces, el fiasco fue morrocotudo, agravado por la mención y el centrar lo peor de las lluvias en la Marina Alta. No cayó una sola gota. Sí es cierto, que por ejemplo en el norte de la Safor (Tavernes) se registraron inundaciones de consideración. Pero en estos casos quizá haya que ampliar el frente y no centrarlo con tanta precisión. Ahora habrá que recuperar y ajustar lo suspendidos.

Lo que ocurre es que quien dude del cambio climático, anda errado. Las temperaturas se han disparado al alza y el fin de semana, ha servido para que La Fira de Tots Sants, se llene. Por destacar, volvía la Ruta de la Tapa Guiame y el viernes y el sábado, quedó patente la consolidación de una idea que ha calado hondo entre los nativos y visitantes. Los bares y restaurantes vivieron de pleno el fenómeno que era impensado hace unos años cuando los dianenses, sobre todos, hablábamos de lo bien que se tapeaba en otros lugares más allá de nuestra geografía próxima.