El Poble Nou de Benitatxell acomete con urgencia la reparación de la red de saneamiento dañada por el incendio. Las obras ascienden a 52.000 euros y el ayuntamiento ha solicitado las subvenciones a Diputación y al Consell.

El equipo de gobierno del Poble Nou de Benitatxell se ha apresurado a activar los mecanismos necesarios para acelerar la recuperación de las estructuras de saneamiento dañadas por el incendio. Hoy mismo han comenzado los trabajos de sustitución de los 680 metros de tuberías de aguas residuales dañadas en la zona Girasoles de la Cumbre del Sol. La tubería discurre por una zona de especial protección y orografía, es por ello que su reposición se realizará de forma manual. Las obras, que financia el ayuntamiento, ascienden a 52.000 euros, aunque el consistorio ya ha solicitado subvención a Diputación y al Consell.

El ayuntamiento, además, actuó con celeridad en su compromiso y solidaridad con los afectados. Habilitó una oficina para atender a los vecinos que sufrieron daños en sus viviendas para poder asesorarles sobre las peticiones de ayudas a los seguros. El consistorio compensó, también, a los propietarios de piscinas privadas que sirvieron de depósito de agua para la carga de helicópteros en su lucha contra el fuego.

Recordemos que el pleno aprobó por unanimidad la declaración de zona catastrófica, dado que quiere involucrar a todas las instituciones en la regeneración de las montañas litorales quemadas (la Granadella, principalmente). Este litoral atesora un gran valor natural y paisajístico. El alcalde, Josep Femenia, emitió un bando explicativo de las ayudas a los damnificados por los incendios en colaboración y coordinación con el departamento de Protección Civil de la Subdelegación de Gobierno.