Las redes sociales calentaron el ambiente previo al concierto del famoso grupo Seguridad Social, con opiniones mayoritarias en contra por el momento, la posible inseguridad al estar programado para más de 300 personas y por el desembolso del acto. Sin embargo hay que decir que las medidas adoptadas por el Ayuntamiento de Dénia se cumplieron con los dos accesos con toma de temperatura incluída y la seguridad al obligar a permanecer sentados a los espectadores. Pero seguramente no se contaba con aquellos que abarrotaron los bares de los alrededores y los que permanecieron de pie alrededor del recinto sin mantener la distancia referente. Un hecho que ha sido trasmitido para los eventos que seguían el resto de días.

La entradas estaban todas vendidas pero se vieron algunas sillas vacías a las que se invitó a algunas personas para evitar las aglomeraciones exteriores ya que incluso hubo una escena reprobada de tres jóvenes que bailaban, una de ellas sin mascarilla.

Por lo demás, como prueba, hay que decir que la delegación de fiestas la pasó con nota.