Las recientes informaciones sobre la falta de evaluación del Plan General de Dénia
debido a la ausencia de informes determinantes, es lo que anticipó la primera reunión de
la comisión de Territorio y Sostenibilidad de CEDMA.
Al encuentro acudieron el actual Presidente de la Federación, Benito Mestre, así como
el nuevo responsable de dicha área de CEDMA, Jesús Reina, los cuales expusieron al
renovado equipo de la comisión, las líneas de trabajo a seguir. Dicho grupo, está
constituido por los experimentados representantes del gremio de promotores y
constructores, pero también, por un conjunto de profesionales de reconocido prestigio,
entre los que se encuentran no solo empresarios, sino también abogados, arquitectos e
ingenieros.
Esta reorganización multidisciplinar, ha generado que en la primera reunión se alcancen
debatidos consensos respecto a nuevos esfuerzos, defendiendo el diálogo, pero sin
renunciar a la firme exigencia de la necesaria transparencia y buen gobierno. Del mismo
modo, se apuntaron futuras acciones respecto a indicadores urbanísticos, sobre la
eficiencia en la gestión de licencias, y también, respecto al asesoramiento de los
damnificados por el caótico urbanismo dianense, sin olvidar el obligado enfoque
comarcal.
La preocupante situación urbanística ocupó el centro del debate, alertando sobre las
graves contradicciones procedimentales entre el Ayuntamiento y la Conselleria, lo que
llevó a la nueva comisión, a concluir sobre la necesidad de que se clarifique con
celeridad y diligencia la supuesta falta de informes determinantes que han paralizado el
proceso de evaluación del PGE.
Esta cuestión tiene gran relevancia, principalmente porque el próximo 20 de agosto
expirará la prórroga de la vigencia del documento de referencia que nutre la fase
ambiental del PGE, y que condiciona su diseño, siendo por tanto inapelable, la
caducidad de este documento clave en el procedimiento ambiental, y que ahora la
Conselleria manifiesta no estar evaluando por causa imputable al departamento de
urbanismo dianense, algo que éste ya ha negado. Por tanto, la nueva comisión de
CEDMA, requiere que ambas administraciones lo clarifiquen, haciendo a su vez
públicos los documentos justificativos.
El equipo conformó líneas de debate y entendimiento, especialmente con las
administraciones implicadas, a la vez que se requerirán de nuevos interlocutores para
alcanzar este firme propósito, sin evitar eso sí, el reclamar que cada cual asuma sus
responsabilidades, porque el urbanismo influye en casi todo, y por eso mismo, debe
abrirse a todas las tendencias. En definitiva, por el bien común estamos condenados a
entendernos.