La Policía Nacional ha desmantelado en la localidad de Denia un cultivo hidropónico de marihuana,  incautando en la operación cerca de 40 kilos de este estupefaciente. Los presuntos responsables de la plantación son acusados de un delito de tráfico de drogas y de defraudación del fluido eléctrico, pues realizaron presuntamente un enganche ilegalmente al suministro eléctrico público para abastecer de energía a las más de 40 lámparas halógenas que utilizaban para cultivar la droga.

La operación comenzó a finales del año pasado, cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una vivienda ubicada en la localidad de Denia, la cual podría estar siendo utilizada por sus moradores para el cultivo de marihuana.

Fruto de las pesquisas realizadas, los investigadores averiguaron que la vivienda había sufrido numerosas reformas durante los últimos meses existiendo en su interior numerosos aparatos de aire acondicionado. Además, los dos únicos moradores permanecían durante todo el día en su interior hasta la llegaba de la noche, momento en que ambas personas se dirigían cada uno a sus respectivos hogares. Las sospechas de los agentes quedaron confirmadas cuando descubrieron que el cableado del poste de la acometida de la luz que había junto a la caja del contador se encontraba manipulado, determinando los encargados de la investigación que esa vivienda se trataba de un lugar de producción, tratamiento y ocultación de una posible plantación de cannabis.

Por tal motivo se estableció un dispositivo policial con la finalidad confirmar este extremo y detener a los presuntos responsables de la plantación. El día 19 de febrero los agentes accedieron al domicilio sorprendiendo a ambas personas en su interior y practicaron el correspondiente registro.

En su interior los investigadores encontraron un cultivo clandestino de marihuana que contaba con un sofisticado sistema de cultivo, con focos halógenos, sistema de ventilación, aparatos de aire acondicionado y sistema de riego.

En total los agentes se incautaron de aproximadamente 500 plantas de marihuana con un peso total aproximado de 40 kilos de este estupefaciente, cuyo precio en el mercado ilícito superarían los 200.000 euros. En el registro, los policías intervinieron también más de 40 lámparas halógenas de gran potencia, dos ventiladores, 5 filtros de grandes dimensiones para camuflar el olor, 15 ventiladores, 3 motores de extracción, 22 transformadores, 4 bombonas de anhídrido carbónico, dos campanas industriales, numerosos aparatos de aire acondicionado y garrafas de fertilizantes, así como un sofisticado sistema de riego.

Los dos arrestados, de nacionalidad española de 36 y 60 años, acusados de cometer presuntamente un delio contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Denia.

La operación ha sido desarrollada por agentes de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría de la Policía Nacional de Denia.