La Plataforma de Sanitat de la Marina Alta decidió por unanimidad rechazar de plano la pretensión de la Consellera de Sanitat Ana Barceló de crear una empresa pública para gestionar las concesiones y las resonancias magnéticas. Sólo la gestión directa de la sanidad pública nos vale, porque es la única que puede garantizar la cohesión del sistema público de salud, la equidad, y la calidad de la asistencia sanitaria.

La Conselleria de Sanitat tiene que profundizar en la transparencia y la participación en la gestión, tanto de los profesionales como de la ciudadanía. Los mecanismos existen, solo tiene que ponerlos en marcha y darles todo el protagonismo que necesitan. Es por ello que piden que la consellera Ana Barceló y el Gobierno del Botanic escuchen a las personas que con sus votos los han llevado a puestos de responsabilidad en lugar en seguir ‘inventando’ nuevos chiringuitos sanitarios que lo único que pretenden es abrir nuevos nichos de mercado para las empresas sanitarias y fracturar el sistema nacional de salud.