Tal y como ha anunciado el presunto asesino de la mujer hallada muerta en los contenedores de la urbanización Tesoro de Moraira, ésta habría fallecido el sábado y no el domingo como parecía en un primer momento.

Parece ser que tras una cena y varias copas, la mujer habría anunciado a su verdugo la separación definitiva. Discusión que continuaría en la inmobiliaria, a petición de él, dónde la habría atacado con un cuchillo para acabar degollándola.

Tal y como relatan en el periódico Levante EMV, éste tuvo la sangre fría de dejar el cuerpo durante 24 horas en la inmobiliaria, tiempo en que se hizo con un edredón nórdico y cuerdas. Tras empaquetar el paquete condujo unos 2,5 kilómetros y arrojó el cadáver en el interior de uno de los contenedores.

El presunto asesino machista será entregado este viernes a la juez de Violencia sobre la Mujer número 1 de Dénia, la misma que lo procesó en julio por violencia de género tras la denuncia de un vecino.