La comarca de la Marina Alta ha sido sin duda una de las más escrutadas en la última reunión entre alcaldes y la consellería para tratar la situación actual que se vive por el avance de coronavirus. Hubo un reconocimiento implícito por la preocupación del aumento de los casos si bien y de momento no se tomarán medidas más radicales so pena de que la situación siga empeorando. Una situación que en apenas cuatro días ha superado los 120 contagios.

En dicha reunión se manifestó que no se puede encender la luz roja de alarma puesto que el Hospital de Dénia no está ni mucho menos colapsado y que la realidad la veremos en los próximos días cuando la población residente y turista regrese a sus lugares de destino. Si bien en ningún momento se puso el dedo acusador en los foráneos ya que entre los nativos también se están produciendo algunas situaciones no deseadas como reuniones con más de 10 personas y lo peor los botellones que la policía persigue, ya que los contagios siguen produciéndose por contacto social.