Aproximadamente una década atrás, el recetario Repostería en la Marina Alta, publicado por la MACMA con prólogo de Juan Vicente Garcia Marsilla, profesor de Historia Medieval en la Universitat de València, pretendía demostrar como la suma de intercambios culturales que han tenido lugar durante los últimos siglos a nuestra comarca son la base de la cocina que disfrutamos y difundimos actualmente. Un proceso de préstamos y sinergias que es complejo de cuantificar pero que, precisamente en el ámbito de la repostería, establece un vínculo directo con la herencia morisca y a la vez la manera de entender y preparar los dulces.

Esta era, cuando menos, la base del recetario que se publicó entonces en el marco de actividades de los 400 años de la expulsión de los moriscos, el cual se agotó rápidamente en aquella primera edición pública que ahora ve continuidad con una segunda edición que llega a las librerías para ampliar el eco de los dulces tradicionales de la comarca. Tal como ha indicado el presidente de la MACMA Vicent Grimalt, esta segunda edición permitirá una mayor difusión de un trabajo de gran valor gastronómico y cultural.

El trabajo, de cien llanuras, ofrece hasta un total de noventa y cuatro recetas divididas en los apartados de pastas y “pastissets”; cocas, monas y tortas; dulces y frutas; confituras y mermeladas; bebidas y refrescos. Con todo, el precio económico de la publicación pretende arreciar la reivindicación y difusión de unas recetas de toda la vida que merecen seguir endulzando nuestras sobremesas.