¿Quien limpia los barrancos?

Ahora resulta que los Ayuntamientos que se excusan en que le corresponde a la Confederación Hidrográfica del Júcar la limpieza y conservación de barrancos, son los que han de correr con esa obligación. No sólo hay Jurisprudencia emanada del TS, si no que existe un articulado en el Plan Hidrológico Nacional, concretamente el 28, que obliga a los consistorios a cargar con esa responsabilidad siempre y cuando los barrancos estén ubicados o discurran por zona urbana como así ocurre con todos los de Dénia. ¿Entonces?. Pues que una denuncia obligaría al Ayuntamiento a proceder si bien ha reconocido el concejal del ramo que las arcas municipales no podrían cubrir ese gasto so pena de cargarnos con más impuestos. Y no se puede excusar en que los barrancos estaban antes que las casa, que así es, pero estaban expeditos de maleza y proyectos de pinos que han crecido descontrolados invadiendo propiedades. Otra cosa es que se haya construído arriba del cauce de la desembocadura. pero sigue sin tener que ver con la solución y el actual estado. Como cierto es que la Confederación debiera tener más tiento en sus amenazas, porque con la pifia de los colectores, ha dejado los caminos intransitables y así estamos en una zona, el Montgó, sin servicio básicos y pagando una media de 700 a 800 euros de IBI.

 Policías exigen mejoras en sus condiciones laborales   

La policía Local de Dénia desde uno de sus sindicatos sigue exigiendo la mejora de las condiciones laborales y salariales. Es evidente que las Fuerzas de Seguridad trabajan en condiciones poco correspondientes a su misión y necesidades para cumplir su misión de velar por la seguridad del ciudadano. La policía Nacional por ejemplo posee un Parque Móvil de pena.  Hasta ahí de acuerdo. Pero el complicado de entender y apenas explicado estado de la poca presencia policial en la calle debido a servicios extra, vacaciones, y guardia, no concuerda demasiado con lo que el ciudadano, que es quien paga al fin y a la postre, demanda. Mayor presencia policial en la calle. El Policía de Barrio ha sido más bien un amago poco duradero y prácticamente inexistente. Si entre la Policía Local y Nacional suman casi 200 efectivos, se entenderá, que sí, que todo lo expuesto, que la ratio,etc,etc. Pero a ojo de buen cubero, no cuadra.