Más de 60 minutos jugó el Dénia con 10 por otra expulsión intolerable de Guerrero y más en una discusión sin el balón en juego. Sin embargo este Dénia está más que enchufado y aunque tuvo un rocoso equipo delante en el Tous, le venció por coraje, porque Panucci se reencontró con el gol, cabezazo impecable a los 15 minutos de la segunda parte y cerrando el partido enganchando una increíble volea a pase de Crespo.

Jugar con 10 ni se notó, porque el Dénia cerraba bien sus filas. Incluso el portero visitante realizó cuatro paradones para enmarcar. Ferrán en su línea mandaba en defensa y cumplía su papel perfectamente Arthur, ayudados por un infatigable Jordi.

Sería injusto destacar individualidades porque todos los dianenses se reventaron, pero César que conduce el balón siempre pegado al pié, desestabilizó a la defensa contraria y Panucci puso los goles. Por ello el esfuerzo supremo mereció justamente recompensa.

Esta vez no se puede obviar el papel clave del técnico que está leyendo muy bien los partidos y que hizo cambios en su momento y justos aunque sorprendió dejando a Luis en el banquillo. Primero fue Santafé por Jordi, agotado, Luis por Adrián, igualmente, Keko por Javi y Fran por César quien se llevó merecidamente la mejor ovación de una mañana fallera que dejó las gradas muy pobres.

Ahora llega un descanso que servirá para oxigenar al equipo antes de enfrentarse fuera de casa a Pego y Jávea.